Porque comer orgánico

Razones para comer orgánico

Los productos orgánicos son más saludables. Están libres de residuos tóxicos persistentes procedentes de pesticidas, fertilizantes sintéticos, antibióticos, aditivos y conservadores.

Tampoco tienen trazas de anabólicos ni de hormonas (STB) que pueden alterar el balance bioquímico de nuestro organismo, crítico para el crecimiento sano y normal de los niños.

Los productos orgánicos son más nutritivos: pruebas comparativas realizadas tomando como base alimentos comunes como frutas, cereales y legumbres demostraron una mayor concentración de materia seca y mayores proporciones de vitaminas, proteínas, azúcares y minerales.

Son alimentos elaborados con métodos que no alteran su calidad nutricional, en muchos casos artesanales. Gracias al esmero y cuidado en su producción, rescatan gustos originales y tienen mejor sabor.

La distribución de productos orgánicos, por lo general se realiza bajo principios de comercio justo, donde los productores de escalas medias y pequeñas (huertos y granjas familiares, cooperativas de producción) reciben una proporción justa del precio final, lo que contribuye a crear sustentabilidad para las comunidades del campo.

En la producción orgánica no se utilizan variedades transgénicas ni se permite la irradiación de semillas, evitando con ello daños ecológicos y riesgos para la salud.

En cambio, se rescata el uso de variedades criollas, salvándolas de la desaparición.

Las practicas de cultivo, no son agresivas al medio ambiente, así mismo utilizan menos energía para producir dichos alimentos, contribuyendo a reducir las emisiones de CO2.

Datos interesantes al respecto:

Sabias que varios países europeos están fomentan a sus agricultores el cambio a este tipo de producciones, por ser amigables con la naturaleza, incluso les están dando un tiempo límite en donde ya no podrán plantar alimentos convencionales, sino solo orgánicos.

Los alimentos convencionales están causando que hoy en día se propague el cáncer y reacciones alérgicas, debido al alto contenido de hormonas y químicos que estos poseen.

Los productores orgánicos, generalmente fomentan reservas ecológicas dentro de sus fincas, las cuales pueden ocupar entre un 20 y un 30% de su propiedad.

Para que un producto orgánico, sea llamado así, cuenta con la inspección de una certificadora internacional, la cual verifica que el productor realmente cumpla con los lineamientos para que su producto puedan ser llamado orgánicos, bio o ecológico. Por ello a la hora de comprar un producto que se llame orgánico, fíjate que tenga el sello de alguna certificadora.

Recuerda que al comprar productos orgánicos, estarás cuidando al medio ambiente, promoviendo que los campesinos reciban precios más justos, y estarás consumiendo alimentos verdaderamente sanos, que no tendrán repercusiones.